Realizar arreglos locativos se convirtió en el sueño número uno de los colombianos